19 julio, 2024
Economía

Gremios empresariales de la UE revelan qué hay detrás de las exigencias de sancionar el aluminio ruso

Cinco importantes asociaciones empresariales de la Unión Europea han solicitado a la Bolsa de Metales de Londres (LME), el mayor y más antiguo mercado de metales industriales del mundo, que rechace las demandas de introducción de sanciones contra el aluminio ruso, debido a que este tipo de presiones son “evidentes manipulaciones del mercado”, comunicó la Federación de Consumidores de Aluminio de Europa (FACE, por sus siglas en inglés).

“Estas peticiones de prohibiciones y sanciones parecen un intento oligopolístico de eliminar fácilmente a un competidor con prácticas ajenas al mercado y de convertir a Europa en un mercado cautivo, con pleno conocimiento del devastador impacto que cualquier restricción de los suministros de metal ruso tendrá en la cadena de valor de la industria del aluminio de la UE”, afirma el secretario general de FACE, Mario Conserva.

Según el ejecutivo, las pequeñas y medianas empresas transformadoras representan el 90 % de la mano de obra de la industria del aluminio de la UE y el 70 % de su producción, pero sus intereses no se tienen en cuenta cuando se toman decisiones sobre política comercial y de suministro.

Las asociaciones empresariales pidieron a la LME “que se resista firmemente [ante las presiones] y denuncie cualquier llamamiento” para prohibir o sancionar el aluminio primario ruso, una medida que consideran “suicida” en el actual contexto de “enorme déficit de metales” en Europa, altos precios de la energía e inflación.

Durante las dos últimas décadas, la empresa rusa Rusal ha garantizado un suministro fiable de más de un millón de toneladas anuales de aluminio primario bajo en carbono, lo que representa aproximadamente el 12 % de la demanda actual del metal en el bloque comunitario.

No obstante, las empresas rusas se enfrentan a la creciente presión por parte de los países occidentales. En marzo, Estados Unidos impuso un arancel del 200 % a los productos de aluminio fabricados en Rusia, mientras que Canadá prohibió las importaciones de aluminio y acero rusos. En mayo, el Reino Unido también anunció su intención de prohibir las importaciones de aluminio ruso. Hasta la fecha, la UE ha impuesto restricciones solo a una gama limitada de productos específicos provenientes del país euroasiático como chapas, hojas o tiras de aluminio con un espesor superior a 0,2 milímetros. Con RT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *