19 julio, 2024
Deportes

El dardo que el hermano de Gennady Golovkin lanzó a Canelo Álvarez antes de la pelea

La rivalidad entre Saúl Canelo Álvarez y Gennady Golovkin ha escalado desde el plano deportivo hasta el personal. Si bien el entorno del boxeador mexicano se ha mantenido al margen, el círculo más íntimo del kazajo ha comenzado a involucrarse con declaraciones cuyo objetivo es menospreciar la calidad del campeón indiscutido de las 168 libras. Y es que su hermano Max Golovkin aprovechó los micrófonos para hablar sobre el desempeño del tapatío.

Durante una entrevista para el podcast The Making of Trilogy de DAZN, Gennady y Max recordaron cuando trabajaron de cerca con el oriundo de Guadalajara, Jalisco. Y es que en 2011, cuando el kazajo trabajó bajo las órdenes del entrenador mexicano Abel Hernández, el Canelo acudió a su gimnasio en Big Bear Lake para ser el sparring de Golovkin durante un mes entero.

Al respecto, Gennady recordó que no le sorprendió el cúmulo de habilidades con las que contaba entonces Álvarez. Su postura fue reforzada por su hermano, Max, quien fue más allá y se atrevió a enunciar cómo es que el equipo de trabajo de GGG considera a quien llegó a ser considerado el mejor boxeador libra por libra del mundo.

“Personalmente, considero que Canelo es solo un boxeador promedio. Así es como nuestro equipo y Gennady lo ven. Es solo un boxeador mexicano promedio que ha ascendido a la cima, pero sabemos quién es y cuál es su equipo”, declaró ante los micrófonos del medio de comunicación.
¿Cuándo se enfrentaron Canelo y Golovkin por primera vez en un ring?

De acuerdo con el testimonio de GGG, así como del periodista Doug Fischer de la revista The Ring, la primera ocasión en que el mexicano y el kazajo se vieron las caras fue el 25 de mayo de 2011 en una sesión de sparring pactada a seis rounds. En los episodios, ambos peleadores pudieron dar gala de sus mejores cualidades, aunque el más experimentado de los dos lució en mayor medida.

En dicha ocasión, tanto Canelo como Golovkin se encontraban bajo un campamento de preparación de cara a la disputa de cada una de sus peleas. Mientras que el nacido en Kazajistán se encontraba entrenando para su reyerta contra Kassin Ouma, que a la postre ganó por nocaut técnico en el décimo round, el mexicano lo hacía para encarar a Ryan Rhodes, contra quien también se impuso en el último episodio por la misma vía que GGG.

Después de aquel encuentro, los caminos de ambos personajes tomaron rumbos muy distintos. Mientras el mexicano probó suerte y el sabor de la gloria en diversas categorías, el kazjao se encargó de enfrentar y vencer a los más grandes exponentes de la división de peso mediano. No fue sino hasta el 16 de septiembre de 2017 cuando una pelea profesional los conjugó de nueva cuenta y dio paso a una nueva rivalidad.
PUBLICIDAD

De acuerdo con el testimonio de Gennady, la sensación de cara a la primera pelea que sostuvieron fue igual a la de cualquier otra pelea. En ese sentido, se sintió seguro de su desempeño pues, aunque Canelo había acaparado los reflectores por su avasallante trayectoria y notable experiencia consolidada a lo largo de seis años, aseguró conocer su estilo a detalle.

“Básicamente me sentí confiado. Estaba tranquilo porque estaba seguro de mí mismo y estaba muy comprometido con la pelea. Me sentí muy cómodo. Canelo se había vuelto más experimentado. Había envejecido y mejorado como boxeador. Eso era seguro”, recordó. Con Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *