22 junio, 2024
Nacional

Seis heridos por una bomba y ataques de guerrilleros a la Policía en suroeste de Colombia

Al menos seis personas resultaron heridas este lunes en un atentado perpetrado en Jamundí, en el departamento del Valle del Cauca (suroeste de Colombia), mientras que los habitantes de la localidad de Morales, en el vecino departamento del Cauca, denunciaron un hostigamiento de presuntos disidentes de las FARC.

“Hay dos policías afectados con heridas leves, por esquirlas, y tres menores de edad que también tienen heridas leves que están siendo atendidos”, afirmó a periodistas la alcaldesa de Jamundí, Paola Castillo, sobre el ataque en el que además resultó herido un adulto que no estaba en el balance inicial.

Entre tanto en Morales, guerrilleros que al parecer son del Estado Mayor Central (EMC), la principal disidencia de las FARC, están hostigando desde esta mañana con disparos de fusil el puesto policial del municipio, según han relatado habitantes a emisoras de radio.

Hipótesis del ataque en Jamundi

El coronel Carlos Oviedo, comandante de la Policía de Cali, de cuya área metropolitana hace parte Jamundí, detalló que fue detonada una motocicleta-bomba a las 6.15 hora local (11.15 GMT) en cercanías de un hotel donde se hospedan uniformados que están “fortaleciendo la seguridad del municipio”.

Las autoridades ya tienen imágenes de la persona que abandonó la motocicleta-bomba.

Oviedo también relató que hubo un hostigamiento a una subestación de la Policía en el pueblo de Robles, que hace parte de Jamundí, que las autoridades lograron controlar sin mayores problemas.

Integrantes de fuerzas de seguridad recogen evidencia en el lugar donde explotó un artefacto este lunes en Jamundí (Colombia). EFE/Ernesto Guzmán
Integrantes de fuerzas de seguridad recogen evidencia en el lugar donde explotó un artefacto este lunes en Jamundí (Colombia). EFE/Ernesto Guzmán

La hipótesis del oficial es que estos ataques los perpetró el frente Jaime Martínez del EMC, que ha estado muy activo en la zona en los últimos meses cometiendo ataques como el de esta mañana.

“La Jaime Martínez es la que tiene injerencia en el sector rural de Jamundí, ya nos encontramos con la seccional de investigación criminal e inteligencia realizando todas las actividades de verificación del artefacto explosivo”, añadió Oviedo.

La gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro, rechazó el atentado perpetrado “en el centro de Jamundí cerca a un hotel donde se hospedan policías que protegen este municipio”.

“Reitero el llamado al Gobierno Nacional sobre la necesidad de trabajar articuladamente, en conjunto, por la seguridad del suroccidente colombiano y arreciar la lucha contra los criminales”, añadió Toro en la red social X.

Población en riesgo en Colombia

Desde esta mañana, la población del municipio de Morales, en el convulso departamento del Cauca, está en riesgo por un hostigamiento contra la estación policial de esta localidad.

“En relación a los ataques de las disidencias de las FARC en Cauca, nuestro comandante general de las Fuerzas Militares, general Hélder Giraldo, ordenó el despliegue y movimiento inmediato de las tropas de Fuerzas Especiales del Ejército en apoyo a la Policía”, señalaron las Fuerzas Militares en un comunicado.

En videos publicados por medios locales se ve a los presuntos disidentes disparar contra la estación ubicada en el centro del municipio.

Integrantes de fuerzas de seguridad recogen evidencia en el lugar donde explotó un artefacto este lunes en Jamundí (Colombia). EFE/Ernesto Guzmán
Integrantes de fuerzas de seguridad recogen evidencia en el lugar donde explotó un artefacto este lunes en Jamundí (Colombia). EFE/Ernesto Guzmán

“A esta hora hay hostigamientos en los municipios de Morales y Suárez, afectando a la población civil y Fuerza Pública. Apoyamos de forma irrestricta a las Fuerzas Militares, pero necesitamos con urgencia intervención internacional y buscar el diálogo con un cese bilateral”, expresó el gobernador del Cauca, Octavio Guzmán, en X.

El Ejército ha intensificado sus operaciones ofensivas en los últimos meses en el departamento del Cauca, que se ha convertido en uno de los escollos de las negociaciones de paz entre el Gobierno y el EMC.

El diálogo está empantanado desde que el EMC se dividió en dos y el Gobierno dejó fuera de la mesa de negociación a los disidentes del suroeste del país, que son los grupos más violentos y los que más ataques cometen. Con EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *