12 junio, 2024
Política

Petro ya llegó a Cuba para participar en la Cumbre del G77+China

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, arribó a La Habana, Cuba, para participar en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del grupo multilateral G77 + China.

Esta reunión es una plataforma en la que el gobierno colombiano de izquierda busca posicionarse como líder en la promoción de una gobernanza financiera global. Además, el presidente Petro buscará impulsar su propuesta de una transición hacia una economía social descarbonizada a nivel mundial y abordar los desafíos del desarrollo sostenible.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, será uno de los participantes de este evento multilateral de los llamados países en desarrollo, al cual asistirán otros mandararios de izquierda de la región, como el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el presidente de Argentina, Alberto Fernández. La dictadura cubana, asumió la presidencia pro tempore de esta organización.

Según el comunicado de la Presidencia de Colombia, el país está decidido a promover una gobernanza financiera mundial más representativa y eficaz. Este enfoque busca proporcionar una base sólida para la creación de un nuevo pacto financiero internacional que aborde, en particular, las necesidades de los países más vulnerables en la lucha contra los efectos de la crisis climática. En este esfuerzo, Colombia se une a otros líderes latinoamericanos, como Alberto Fernández, de Argentina, y Andrés Manuel López Obrador, de México, quienes también han abogado por medidas similares.

Uno de los principales puntos de interés del presidente Petro en la Cumbre del G77 + China es la promoción de una economía social descarbonizada a través de lo que ha llamado un Plan Marshall mundial. Esta ambiciosa propuesta busca reducir la huella de carbono en todo el mundo. El Gobierno de Petro ha sido un defensor de esta iniciativa.

El canciller del régimen cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, ha destacado la importancia de la Cumbre del G77 + China en medio de la crisis multisectorial global, un encuentro que reúne a más de 134 países, miembros de la ONU, “en un momento en el que las naciones del sur buscan soluciones dentro de la independencia y soberanía”.

La agenda de la Cumbre de La Habana se enfoca en “los retos actuales del desarrollo y el papel de la ciencia, la tecnología y la innovación”. El régimen cubano ha aprovechado esta vitrina para tratar de promover un nuevo orden internacional.

Rodríguez Parrilla presentó un proyecto de declaración de la cumbre que aboga por un cambio significativo en la arquitectura financiera internacional. Este documento se refiere a lo que el régimen de La Habana llama los principales obstáculos que afectan el desarrollo de las naciones del sur y hace un llamado urgente a la eliminación de las medidas coercitivas internacionales, así como al tratamiento adecuado de la creciente deuda externa de los países en desarrollo.

La Cumbre del G77+China en La Habana reúne a mandatarios de unas cien naciones de Asia, África y América Latina, a los que en esta oportunidad se unió el régimen chino,  busca, según las declaraciones oficiales, ser un punto de inflexión en la búsqueda de un mundo más justo y colaborativo, según las declaraciones de los países asistentes a La Habana. Con Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *