22 junio, 2024
Mundo

Los candidatos argentinos protagonizan duros cruces sobre política laboral y productiva

Los cinco candidatos a presidir Argentina se enzarzaron este domingo en una dura discusión sobre el modelo laboral y productivo del país suramericano durante su segundo debate preelectoral, dos semanas antes de la celebración de la primera vuelta de las elecciones, el próximo 22 de octubre.

El primero en intervenir en el bloque del debate dedicado al trabajo y la producción fue el aspirante del peronismo disidente y gobernador en funciones de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti, que pidió al ejecutivo central la eliminación de las retenciones al campo y más ayuda para las pymes argentinas.

El actual ministro de Economía y candidato oficialista, Sergio Massa, protagonizó un duro cruce con el cordobés y sus diputados más próximos, a quienes acusó de convivir con el gobierno centroderechista de Mauricio Macri (2016-2019).

“Creo en una clase de hombres y mujeres que trabajan”, comenzó Massa, tirando de dialéctica peronista en su primera intervención.

Posteriormente, el ministro anunció propuestas para acabar con los límites para las pensiones de los trabajadores discapacitados y anunció que, en el caso de salir elegido presidente, se obligará a las empresas a que paguen la misma remuneración a sus trabajadoras y a sus trabajadores.

Más adelante en el debate, el propio Massa le afeó al candidato libertario, Javier Milei, sus supuestas “faltas de respeto a las mujeres” que, según el candidato de la coalición Unión por la Patria, “demuestra el gesto autoritario” del economista.

Choque de ideas

Con anterioridad en el debate, Milei y la candidata de la izquierda, Myriam Bregman, tuvieron una fuerte discusión a raíz de una propuesta electoral de la segunda, la reducción de la jornada laboral semanal hasta las seis horas diarias durante cinco días de la semana.

“Si los socialistas supieran de economía entonces no serían socialistas”, bromeó el ultraderechista, que calificó irónicamente la propuesta de “maravillosa” y la comparó con una eventual modificación de la ley de la gravedad.

Sobre las fórmulas de austeridad y reducción drástica de los gastos que promete el candidato de la fuerza política La Libertad Avanza -que lidera todas las encuestas para hacerse con la Casa Rosada a partir del próximo 10 de diciembre-, alertaron tanto Bregman como Massa.

El candidato a la Presidencia de Argentina Javier Milei participa en un segundo debate electoral junto a los otros cuatro candidatos, en el que hablan entre otros asuntos sobre seguridad, trabajo y vivienda, con vistas a los comicios del 22 de octubre, hoy, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Agustín Marcarian
El candidato a la Presidencia de Argentina Javier Milei participa en un segundo debate electoral junto a los otros cuatro candidatos hoy, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Agustín Marcarian

“La libertad que defiende (Milei) es la libertad de que te exploten sin límite”, argumentó la aspirante izquierdista, mientras que Massa fue más allá y dijo que el régimen propuesto por el libertario es la “esclavitud”.

Milei aprovechó la situación para cargar contra la “justicia social”, una idea a la que el candidato ya ha culpado a lo largo de toda la precampaña electoral de “consumir capital con su modelo de gasto”.

“Sólo habla de trabajadores, si se olvida del capital le digo que la productividad va a ser muy baja”, continuó.

También muy crítica con la labor del ministro, la aspirante de la coalición opositora Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, hizo referencia a los recientes escándalos de corrupción que han salpicado al kirchnerismo en las últimas semanas, y le reprochó al oficialismo su cercanía a los dirigentes sindicales.

“Con nosotros, esa Argentina del paro permanente se termina”, insistió Bullrich, que adoptó durante este segundo debate un tono mucho más bronco que en el primer encuentro que tuvieron los candidatos hace una semana en la ciudad de Santiago del Estero.

Como propuestas electorales, Bullrich anunció más ayudas a las pymes, al campo y a las economías regionales, así como la eliminación de una gran parte de la carga impositiva en el país.

El ataque de Hamás se cuela en el debate

El ataque de Hamás en suelo israelí se coló en el debate preelectoral entre los candidatos a la Presidencia argentina, que se celebra en Buenos Aires con vistas a los comicios del 22 de octubre.

El candidato a la Presidencia de Argentina Javier Milei participa en un segundo debate electoral junto a los otros cuatro candidatos, hoy, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Agustín Marcarian

El candidato de La Libertad Avanza (ultraderecha), Javier Milei; el de la coalición oficialista Unión por la Patria (peronismo), Sergio Massa; la de Juntos por el Cambio (centroderecha), Patricia Bullrich; y el peronista disidente y actual gobernador de Córdoba, Juan Scharetti expresaron su “solidaridad” con Israel.

Por su parte, la aspirante del Frente de Izquierda y de Trabajadores, Myriam Bregman, agregó que duelen “las víctimas civiles” en un conflicto que tiene como base “la política de Israel de ocupación y apartheid contra el pueblo palestino”.

Corrupción, armas y edad penal

La corrupción en el oficialismo, la venta de armas y de órganos, cuidar a los ciudadanos en vez de a los delincuentes y hasta la creación de un FBI argentino estuvieron en los cruces de las propuestas de seguridad de los candidatos a presidente que competirán el 22 de octubre próximo.

Pese a que en el primer debate, que se celebró el 1 de octubre en Santiago del Estero (noroeste), los últimos casos de corrupción que afectaron al oficialismo -en concreto el que terminó en la renuncia del jefe de gabinete del Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Martín Insaurralde- apenas saltaron a la palestra, en esta ocasión no faltaron las alusiones.

La que atacó primero fue la candidata de la coalición Juntos por el Cambio (centroderecha), Patricia Bullrich, quien señaló que “para cambiar hay un solo camino, terminar con los ‘Insaurralde’ y las mafias que azotan el país” y alegó que el ministro de Economía, aspirante oficialista, “no puede porque es parte, es uno más de ellos”.

La que fuera ministra de Seguridad en el Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019) se mostró combativa en su tema estrella y, además de proponer la baja de la edad de imputabilidad penal a los 14 años, dijo que entraría en Rosario, ciudad de la provincia de Santa Fe muy castigada por la violencia asociada al narcotráfico, “con todas las fuerzas, incluidas las Fuerzas Armadas”.  Con EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *