21 mayo, 2024
Mundo

Google pagará más de 1 millón de dólares a una ejecutiva por discriminación de género

Google LLC tendrá que pagar 150.000 dólares (142.000 euros) a Ulku Rowe, directora de ingeniería de Google Cloud, por el dolor y el sufrimiento causado por el tratamiento diferenciado que le dispensó debido a su género, así como 1 millón de dólares (945.000 euros) en daños punitivos, según lo decidió este viernes un jurado en EE.UU., reporta Bloomberg.

Rowe esgrimió que Google la había discriminado, pagándole una compensación menor que a sus pares masculinos en situación similar y contratando a un hombre menos calificado, en vez de ofrecerle a ella la promoción, cuando era la candidata más calificada. Además, la ejecutiva argumentó que, a raíz de sus quejas por estas acciones discriminatorias, la empresa tomó represalias contra ella, degradándola a una categoría inferior.

Rowe ganaba alrededor de 750.000 dólares (709.000 euros) al año, mientras que algunos de los empleados recibían más de 1 millón de dólares (945.000 euros) al año. Sin embargo, los miembros del jurado sostuvieron que Rowe no demostró que Google le pagara menos que al menos a dos de sus colegas masculinos.
Opinión de Google

“Nos complace que el jurado haya determinado que a la Sra. Rowe se le ha pagado y nivelado de manera justa […], y que, posteriormente, no se le negó ningún ascenso”, enfatizó la portavoz de Google Courtenay Mencini. Asimismo, dijo que la empresa no reconoce que Rowe “fuera discriminada por su género o fuera objeto de represalias por expresar preocupaciones sobre su salario, nivel y género”.

Veredicto unánime

Rowe expuso que se sentía “ensombrecida” por una compensación y un trato injustos debido a su género, algo que el jurado de ocho personas confirmó. “Este veredicto unánime no sólo valida las acusaciones de maltrato por parte de Google de la señora Rowe, sino que también envía un mensaje rotundo de que la discriminación y las represalias no serán toleradas en el lugar de trabajo”, explicó la abogada Cara Greene de Outten & Golden.

Se trata del primer caso de discriminación salarial presentado contra Google desde 2018, cuando cientos de trabajadores del gigante tecnológico declararon huelgas masivas para exigir medidas más severas para lograr la equidad salarial de género, al tiempo que protestaron contra la conducta sexual inapropiada por parte de algunos altos ejecutivos de la empresa. Con RT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *