21 mayo, 2024
Economía

Dificultades en el acuerdo para salvar Tigo: Millicom rechazó la contraoferta de EPM

El domingo 8 de octubre, la compañía Millicom expresó su preocupación acerca de una contraoferta presentada por Empresas Públicas de Medellín (EPM), argumentando que contenía elementos que no eran “equilibrados ni justos” y que imponía obligaciones financieras adicionales que parecían desfavorables para ellos en el plan de capitalización que ambas partes estaban discutiendo.

No obstante, a pesar de estas diferencias, la empresa afirmó que el acuerdo con EPM para capitalizar a Tigo UNE está “muy cerca” de completarse.

Cabe destacar que la semana anterior, EPM anunció su participación en un plan de capitalización de Tigo UNE por un total de $600.000 millones, con ellos y Millicom comprometiéndose a aportar $300.000 millones cada uno.

Este plan incluía la posibilidad de que la empresa antioqueña recomprara las acciones que adquiriría en UNE como resultado de la capitalización. Inicialmente, el precio por acción se establecería mediante un acuerdo entre EPM y Millicom, y la negociación tendría un plazo de un año.

No obstante, Millicom señaló que la respuesta de EPM incluyó cambios en los términos del acuerdo, como la imposición de un tercero para determinar de manera obligatoria el precio por acción en lugar de llegar a un acuerdo mutuo. Además, según lo manifestado por la empresa de telecomunicaciones, también solicitaron una prolongación adicional del plazo originalmente propuesto y la garantía de un valor mínimo por acción en beneficio de la empresa estatal.

Millicom enfatizó que no pueden aceptar una obligación financiera adicional que parezca operar desfavorablemente para ellos y, en particular, a un valor que no sea determinado de común acuerdo entre las partes. Consideran que los portes que exigen en la propuesta “no son equilibrados ni justos” y que implica una obligación financiera, contable y legal de valor incierto y no determinado.

De hecho, la multinacional europea expresó que siempre ha sido su prioridad lograr que EPM y Millicom realicen esta capitalización conjuntamente para mantener sus respectivas participaciones accionarias, como lo han afirmado públicamente en repetidas ocasiones.

“Siempre ha sido nuestra prioridad que EPM y Millicom realicen esta capitalización, en conjunto, para así mantener nuestras correspondientes participaciones accionarias, como lo hemos indicado pública y privadamente en reiteradas ocasiones”, dijo la compañía de acuerdo con El espectador.

Según lo expresado por la compañía europea en una comunicación enviada al gerente de EPM, Jorge Andrés Carrillo, tal como se detalla en el diario El Espectador:

“Lo que no hemos acordado, ni podemos acordar, como EPM busca en su contrapropuesta del viernes en la tarde (…), es tener una obligación financiera adicional que opere onerosamente sólo en contra de Millicom y, en particular, a un valor que no sea libremente determinado de común acuerdo entre las partes”

Hasta el momento, el acuerdo final para la capitalización de Tigo UNE sigue pendiente, y ambas partes continúan negociando para llegar a una solución que resuelva la crisis financiera de la compañía.

Las causas fundamentales de la crisis de Tigo UNE

La crisis financiera que enfrenta Tigo UNE ha sido un tema de gran relevancia en el sector de las telecomunicaciones. La empresa necesita un acuerdo entre sus socios mayoritarios, EPM y Millicom, para evitar la insolvencia.

Según Millicom, se requieren $150 millones para mantener la empresa a flote y garantizar el servicio a sus más de 12 millones de usuarios. La multinacional europea expresó desde inicios de 2023 que el acuerdo con EPM estaba cerca de cerrarse, pero los meses han pasado y de igual manera surgieron discrepancias.

Las pérdidas de Tigo UNE en 2022 ascendieron a $473.000 millones, por lo que el ministro de las TIC, Mauricio Lozano, extendió el plazo para que la empresa presente una garantía para el uso del espectro, pero debido a sus números en rojo, no lograron obtenerla en septiembre.

En septiembre, los propietarios de la empresa se reunieron con el Gobierno nacional para buscar soluciones a la crisis.

Alberto Samuel Yohai, presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones, destacó los desafíos que enfrenta el sector de telecomunicaciones, incluyendo la volatilidad de la TRM y el aumento de las tasas de interés. Estos factores afectaron los costos de inversión en dólares y generaron desequilibrios en los ingresos en pesos colombianos.

La crisis financiera de Tigo UNE es el resultado de una serie de desafíos acumulativos desde 2016, incluyendo pérdidas crecientes, deudas y dificultades para mantener un equilibrio financiero. En 2021, la empresa reportó las pérdidas más altas en siete años, lo que resalta la gravedad de su situación financiera. Con Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *